Es una práctica habitual en muchas personas: dejar el cargador enchufado a la red electrica cuando no se está cargando el celular. Esto no supone ningún daño para el cargador o el equipo en el futuro, pero sí arroja cifras de consumo global de energía que podrían evitarse…

Como detallan desde Andro4All, a nivel individual el gasto es insignificante. Por persona, de media, viene a ser un consumo anual de 1,168 kWh, lo que supone un gasto de 492,23 pesos. Comparado ese consumo con el energético total que se realiza en Colombia (1.440.584.840.000 kWh) la cifra es irrisoria. Sin embargo, si este consumo individual lo extrapolamos a toda la población, la cosa cambia y pasa a ser algo más serio. A día de hoy, en el mundo hay 2.530.000.000 usuarios de smartphones en todo el mundo, según cifras aportadas por Statista. Haciendo un cálculo sobre la hipótesis de que todos los usuarios dejen el cargador enchufado y que el precio del kWh sea el medio, los resultados arrojan un consumo que roza los 3.000 millones de kWh en un año con un gasto que supera los 354 millones de dolares anuales. Esto, sin ser un dato real, sirve para hacerse un idea de hasta dónde puede llegar el derroche de energía consumida para nada. Teniendo en cuenta que Colombia se situa ya en 2019 como el país  número 21 con smartphones por habitante, este derroche es realmente significativo si tenemos en cuenta que el porcentaje de penetración del uso del celular se aproxima al 79% sobre casi 50 millones de habitantes. Esto viene a significar que, existen en uso alrededor de 40 millones de dispositivos móviles, lo que el gasto total anual solo por dejar conectado el cargador en Colombia viene a suponer unos 19.689 millones de peso. Esta energía derrochada bastaría para satisfacer las necesidades energéticas anuales de los 33 países con menor consumo del mundo y es la misma que realiza en cinco años una nación como Ruanda, con 12 millones de habitantes.